El Rey cumple 76 años aferrándose al trono

El Jefe del Estado español, Juan Carlos I, cumple este domingo 76 años mientras espera que el juez José Castro comunique su decisión sobre si imputa o no a la hija del monarca, la infanta Cristina, por delitos contra la Hacienda Pública y blanqueo de capitales por su presunta implicación en el caso Nóos, y mientras un 62% de sus súbditos piden su abdicación.

A sus 76 años, Juan Carlos I es el rey de una España cada vez menos juancarlista y cada vez más felipista -en el sentido de su hijo, el príncipe Felipe, y no del expresidente del Gobierno-, que cambia más de canal cuando -casi- monopoliza en Nochebuena las televisiones de todos los hogares con su discurso, y con quien ha perdido progresivamente empatía desde que, en 2012, tuviera que pedir perdón a los españoles por haberse caído durante una cacería de elefantes en Botsuana.

En 2013, el Rey continuó siendo un suculento bufé informativo para la prensa, bien fuera por su “entrañable” amiga Corinna, bien por sus numerosas tournées por los quirófanos -el 3 de marzo, por una hernia discal; el 24 de septiembre, primera operación de cadera; 25 de noviembre, segunda y definitiva… hasta el momento, quiere decirse-, o bien por el barro que salpicaba del charco en el que están metidos su hija, la infanta Cristina, y su yerno, Iñaki Urdangarín: el caso Nóos, un verdadero “martirio” –Spottorno dixit– para el monarca. Para defender a su vástago -”vástaga”, que dirían Soraya Rodríguez o Bibiana Aído-, Juan Carlos I fichó como abogado a Miquel Roca Junyent, un ‘padre de la Constitución’ que, este año, afirmó que el Tribunal Constitucional no le merecía ningún respeto.

En su intermitente agenda destacó un encuentro por encima de todos: el 30 de octubre, tras la sentencia del TEDH que instaba al Gobierno a derogar la doctrina Parot, el monarca recibió en el Palacio de la Zarzuela a Mari Mar Blanco, a Ángeles Pedraza y a Tomás Caballero. Además, para su discurso navideño, escogió una foto del encuentro y quiso compartir el dolor de las víctimas en “momentos difíciles”, si bien su parlamento no pasó de ahí. En esa ocasión tampoco habló con claridad del desafío nacionalista catalán, y eso que en algunos pueblos de la región, como Alcanó (Lérida), retiraron su nombre de las calles.

Así, y pese a las encuestas y a las peticiones de Iñaki Gabilondo o del primer secretario del PSC, Pere Navarro, el Rey cumple 76 años sin intención alguna de abdicar, concediendo entrevistas con grandes dosis de Photoshop a ¡Hola!, y con intención de volver a su trabajo: este lunes presidirá la celebración de la Pascua Militar, a la que también acudirán el presidente Rajoy y los ministros de Defensa, Pedro Morenés, y de Interior, Jorge Fernández Díaz.

Además, la semana que viene asistirá a una reunión con el ministro de Asuntos Exteriores japonés, Fumio Kishida. Por su 50 cumpleaños, la infanta Elena concedió a Efe una entrevista en la que declaró que su padre le transmitió a ella y a sus hermanos “la cultura del esfuerzo”: quizá la no abdicación del Jefe del Estado sea la mejor prueba de su adicción al trabajo. Como en la ranchera de José Alfredo Jiménez, Juan Carlos I seguirá siendo Rey -al menos, por ahora.

Imagen

Anuncios

Apariciones bolivarianas

A los niños de Fátima se les apareció la Virgen María para anunciar la II Guerra Mundial. A Salvador Dalí quien se le apareció fue Lenin  y hasta en seis ocasiones (pictográficamente hablando, al menos). Por su parte, Nicolás Maduro recibe la visita del Más Allá en el Más Acá de Hugo Chávez Frías, en forma de “pajarito chiquitico”, y este va y le bendice la campaña electoral. Yo, por más que lo he intentado, todavía no he conseguido encontrarme con la Niña de la Curva, que me han dicho que está hasta buena, aunque sí con Beetlejuice: todos los sábados, a las seis de la mañana, cuando regreso a casa con unas copas de más.

No sabemos si Maduro empleó el mismo modo de invocación que el del fantasma de Tim Burton, repitiendo tres veces “Hugo Chávez”. Al producirse la aparición en una capilla católica, sí suponemos que el candidato oficialista a la presidencia venezolana no dibujó un pentáculo en el suelo con sangre de una virgen ni degolló a una cabra negra. Cuenta Maduro que, mientras oraba, irrumpió el ave en la escena, dio tres vueltas sobre su cabeza y se estableció la comunicación: “Me lo quedé viendo y también le silbé. Pues ‘si tú silbas, yo silbo’. El pajarito me vio raro, ¿no? Silbó un ratico, me dio una vuelta y se fue y yo sentí el espíritu de él, de Hugo Chávez”. Conste que el “sucesor” chavista no pronunció estas palabras colgado de opio ni en un after, sino en un acto con los hermanos del presidente difunto, en su casa natal.

Pese a adoptar la forma de un bonito e inocente pajarito, la aparición de Hugo Chávez me tiene bastante acojonado. Los espíritus empiezan su tournée terrenal con visitas esporádicas, pero le pillan pronto el gustillo a la Tierra, aumentan su permanencia en el Más Acá poco a poco y terminan por agenciarse una habitación en tu casa y por poseer al personal, con todos los problemas cervicales que eso suele conllevar, como pudimos comprobar con la niña de El exorcista. Los espíritus son como suegras indeseables, vaya. Imagínense a un tipo poseído por Chávez, gritando en plena calle “¡Exprópiese!”, cantando rancheras con el chándal patrio, llamando a Aznar fascista en cumbres latinoamericanas y lamentando que las croquetas caseras de tu abuela saben a zapato imperialista.

Quien está bastante acojonada por la aparición de Chávez es la Familia Real española. Con la que está cayendo sobre ellos, temen que el espíritu del líder bolivariano posea a alguno de los asistentes al futuro funeral -cuando le toque, puesto que nadie es eterno- del Rey Juan Carlos y que, en plena misa, empiece a gritar: “¡Ahora quien te callas eres tú!“.

Ya de por sí que nos sobran políticos en este mundo como para que vengan los del otro, coches oficiales y dietas incluidas. Con lo que cuesta mantener eso. Que no, que no. Además, esta gente es muy envidiosa y muy de “culo veo, culo quiero”. Baste que Chávez venga en forma de pájaro para que el resto de políticos difuntos quiera regresar en forma de león, de velociraptor o de garrapata -estado natural de muchos-. Imagínense, qué sé yo, a los espíritus de Fraga o de Carrillo de parranda post mortem, en un concierto de Julio Iglesias o en las fiestas del PCE. A mí me da mucho yuyu la cosa. O Anne Germain pone a los espíritus en su sitio, o tenemos motivos más que suficientes para dormir un poco menos tranquilos.

Problemas de Corinna

Le comento a un amigo mientras caminamos por la Gran Vía madrileña:

-Lo de Corinna traerá problemas.

-¿Tienes problemas de orina? -es gallego y está algo sordo, por eso responde así: preguntando y errando-. ¿A tu edad?

-No. De Corinna -le respondo-. Aunque si la rubia tuviera quince años menos, quizás también me dolería el p…

Corinna zu No-Sé-Qué dice que no es una mujer fatal y que guarda silencio, pero pone patas arriba a todos los Peñafieles del Reino de (¡¡CUÁDRENSE!!) España y aparece en más portadas de la prensa rosa -incluido El Mundo, ay- que el embarazo zoófilo de una concursante de Gran Hermano. Corinna nos cuenta en ¡Hola! que el asunto ese del yerno de su amigo Juancar le trae quebraderos de cabeza, que ella es más inocente que los niños judíos esos que mató Herodes hace dos mil y pico años en Belén y que está destrozada, porque pierde clientes importantes y en la jet, ya se sabe: las fortunas son, como diría cierto personaje de La hora chanante, más grandes que África y que Asia.

Corinna zu No-Sé-Qué embauca a las fieras que anteayer le mordían, hipnotiza a Pedro J. Ramírez -a ver cuánto dura el idilio periodístico del director de El Mundo con la princesa germana- y protagoniza, este miércoles, un “excepcional reportaje” sin firmar en el ¡Hola!Corinna posa como la esposa de un burgués rico renacentista que va a ser retratada por un pintor italiano. Los medios saben que las fotografías de la “cercana amiga” de nuestro Jefe de Estado valen su peso en oro -o en marfil: de sobra es conocida su afición de cazar elefantes en Botsuana- y las marcan, como si fueran reses, con una C de Copyright más grande e imponente que el propio despacho de Doña C (de Corinna, digo ahora). “Su imagen no se toca, ¡que te meto!”, vienen a decir.

La palabra de Corinna es sagrada. En el siglo XXI recuperamos el carácter sacro de la monarquía. Por eso nadie duda de su verbo, de su mirada, de su cruce de piernas. Si Corinna dice que no tiene nada que ver con el caso Nóos, la creemos (palabra del Señor); si Corinna dice que lo de buscarle currele a Urdangarín era por hacerle un favor al Juancar, la creemos (palabra del Señor); si Corinna dice que el Rey es el “mayor valor” que tiene España en el extranjero, no podemos resistirlo, nos pasamos lo regio y lo divino por el forro y nos descojonamos vivos.

Corinna zu No-Sé-Qué apesta a perfume caro y a versión oficial, a “aquí no ha pasado nada” y a “ponga usted los ceros que quiera en este cheque, pero publique lo que le digo”. Uno, poco propenso a las conspiranoias, sí piensa que, dado el pésimo estado en el que se encuentra la Casa Real, las entrevistas concedidas por la amiguita de nuestro Rey -la de El Mundo, no lo sé; la del ¡Hola!, casi seguro- han pasado unos cuantos filtros. Es más, diría que lo que hemos podido leer hoy en ¡Hola! no es, ni tan siquiera, un producto periodístico, sino propagandístico, parido probablemente a muchas bandas -metafóricamente, se entiende-. No sabemos si el Rey irá de verdad en moto, pero lo que sí que está más que claro es que nos quieren vender una y de las gordas.

Mientras, el Clan de los Borbones sigue en su lujosa, palaciega y decadente nube, creyendo que lo de Corinna ha convencido al personal y celebrando que la Infanta Cristina no pisará el juzgado para declarar -ni tan siquiera como testigo- ante el juez José Castro en relación con el caso Nóos.

Lo que pasa es que, por lo general, las nubes vienen seguidas de tormenta. Así pues, no se fíen de la aparente calma temporal.

corinna-hola