El ejemplo del futbolista

El próximo 10 de junio, a las seis de la tarde, la Selección Española de Fútbol jugará su primer partido de la Eurocopa 2012, enfrentándose al conjunto nacional italiano.

Fernando Llorente, Sergio Ramos, Gerard Piqué o Juan Mata pelearán en este glorioso evento deportivo, dirigidos por el marqués Vicente del Bosque, para demostrar su amor por España -o su profesionalidad futbolística, dependiendo de si el jugador es separatista, o no-.

Tan profesionales y tan patriotas ellos, que hace cuatro años, cuando ganaron la anterior edición del trofeo, cobraron 250.000 euros por cabeza sin tributar ni un solo euro en España, país que representaban.

La prima se tributó exclusivamente en Austria, país con una retención del 20% -en España, es del 45%-.

El modélico y ejemplar conjunto español también esquivó al Fisco patrio tras proclamarse campeón del mundo, y según contó Izquierda Unida, quisieron cotizar el premio en Sudáfrica: una calderilla de 600.000 euritos, al 21%.

Continuamente, los medios de comunicación dicen que la Selección Española de Fútbol es un “grupo humano ejemplar”. Acto seguido, en la página siguiente, en el espacio siguiente, o en el vídeo siguiente, informan de la terrible situación por la que pasa la sanidad y la educación pública, sin ningún tipo de remordimiento.

Como los futbolistas. Hipócritas: aparecéis en la televisión, de vez en cuando, visitando a niños enfermos en hospitales, mientras le negáis al Estado vuestra contribución para que este siga manteniendo los centros de salud públicos.

Todo mi ánimo a la Selección: la Eurocopa vendrá a España; el dinero de los vencedores, si ganan, se quedará en Polonia o en Ucrania. No pasa nada: con un par de ceremonias, y otro par de visitas a niños enfermos, todo quedará en el olvido.