Messi, el ‘Urdangarín’

Pese al balonazo dirigido al público del Bernabéu, pese al escupitajo simbólico al banquillo del Real Madrid y pese al escupitajo más directo e insultante al portugués Duda, jugador del Málaga, la prensa, el pueblo, la afición, las instituciones y el mundo mundial, en general, asumían que Messi era un Messías, alguien/algo divino, un portento compacto, hormonado y ejemplar, un ejemplo a seguir en lo deportivo y en lo personal, gloria a Messi en el Camp Nou y en la tierra paz a los hombres que lo veneran. Este miércoles, la Fiscalía se ha querellado contra el pequeño Leo y contra su padre, Jorge Horacio Messi, por fraude fiscal. La Pulga es un presunto chorizo -lo de “presunto”, siempre vaya por delante, ojete calor-.

Según la querella, firmada por la fiscal Raquel Amado -no sabemos todavía de qué equipo es-, Messi y su padre defraudaron en la declaración del IRPF entre los años 2007 y 2009 cuatro millones de euros, calderilla que correspondería a los derechos de imagen del heredero de Maradona, hijo de Dios y posible futuro embajador de la República Democrática de Cataluña en la Argentina de aquí a unos años.

Imagino el terrible luto que se respira en el aire de las redacciones de SportMundo deportivo, donde trabajan los evangelistas del Santísimo Leo. Los paleontólogos del periodismo de investigación culé no tardarán en sacar -y sin mucha dificultad, ojo, que el (presunto) choriceo futbolístico no es exclusivo del Barcelona- los posibles/probables trapos sucios de Cristiano Ronaldo, de Florentino Pérez, de José Mourinho o de Fernando Alonso, que no es futbolista, pero sí aficionado merengue. Lo mismo también sacan mierda de quien les escribe. Material no les iba a faltar.

“La avaricia me vicia”, me comenta al respecto, desde Irlanda, mi amiga Nerea -vasca y del Athletic, ha practicado eso que Báñez califica como “movilidad exterior”-. Tal como está el percal nacional y nacionalista, yo creo que Messi no tiene motivos reales por los que preocuparse. Si las investigaciones de la trama Gürtel, del caso Campeón o del de los ERE en Andalucía funcionan así de mal, la del magnífico futbolista argentino -lo cortés no quita lo valiente- no creo que suponga una excepción. Además, en Barcelona hay muy buenos abogados: que se lo digan a la infanta Cristina, más contenta que una monja sin sillín con la estrategia desarrollada por Miquel Roca i Junyent, padre de la Transición. Esperemos que las semejanzas de Messi con Urdangarín, por el bien del primero, se limiten a que ambos vistieron la camiseta del Barça y a que no se les entiende cuando hablan.

Y siempre valors, amigos. ¡Valors!

messi-escupe

Anuncios

Por un “escrache” en la Junta de Andalucía

El planteta se está argentinizando. Messi es el mejor jugador del mundo, Francisco baila tango en El Vaticano y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca se va de “escraches”, concepto inventado en la teoría y en la práctica allá, en el “mejor culo del mundo”, que diría Sabina, y que consiste en concentrarse frente a las viviendas de los famosos y amplificar una reivindicación. La PAH, en su protocolo, apunta a los “diputados” en general; en la práctica, solo han sufrido el (¿merecido?) acoso miembros del PP.

Uno se apuntaría a un “escrache” con todo el gusto del mundo. Lo que ocurre es que, quien les escribe, está más que jartito de concentrarse contra el partido de la gaviota: que si contra la privatización de la Sanidad, que si contra las reformas en Educación, que si contra el choriceo de su extesorero… Me aburre todo este asunto de las ‘manifas antiPP’ tanto como la autobiografía de José Bono o como un monólogo de Eva Hache.

A mí lo que me apetece es manifestarme contra el PSOE. Montar una buena en la calle Ferraz, con cacerolas, equipos de música y hasta rosas –sin espinas, eso sí, para no hacer daño a nadie-. Me molaría más, ya puesto, concentrarme en alguna ciudad andaluza, por eso de los 933 millones de euros desviados por el exdirector general de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía durante casi una década, Francisco Javier Guerrero Benítez. Casi mil millones, damas y caballeros, infantes e hidalgos. A su lado, los 22 kilos de Bárcenas en su cuenta suiza parecen hasta calderilla.

PSOE e IU se lo han montado muy bien en Andalucía –aunque, claro, teniendo a Javier Arenas como contrincante, puede ganar unas elecciones hasta el Bombero Torero-. Ante el mayor escándalo y atraco público cometido en España en los últimos años, socialistas y comunistas se han refugiado en el “fue otro”, en el “yo no sabía nada” y en el “rodarán cabezas”… que al final no han rodado. La comisión de investigación fue un astracán sin gracia, una comedia a lo José Luis Moreno pero con mejores actores y con acento andalusí. No cuela el argumento del “ya ha sido investigado”.

Por su parte, la sociedad andaluza en particular y la española en general se han tomado el asunto muy a la ligera. ¿Qué son mil millones de euros? Nada, cuatro duros choriceados por “cuatro socialistas y cuatro sindicalistas” que pagarán por ello. Hagamos matemáticas: Luis el Cabrón choricea 22 kilos y el “pueblo” se concentra en la calle Génova; la Junta de Andalucía subvenciona ayudas y EREs fraudulentos con el dinero de toda una región, ¿y cómo mucho se baila una sevillana en la Feria de Abril? ¿Dónde están las antorchas y las hoces? ¿Por qué no se piden EN SERIO responsabilidades a Manuel Chaves y a José Antonio Griñán? ¿Por qué IU-Andalucía está más callada que una puta en Semana Santa? ¿Por qué Sánchez-Gordillo no asalta la vivienda del sindicalista Juan Lanzas (en la imagen)? ¿Por qué Springfield no está enfurecido? ¿Por qué no se habla de tomar la Bastilla?

Respóndanme antes de que me exilie, por favor.

juan-lanzas-ugt

La lengua del club

José, compadre maño, hazte un cursito de catalán, que el presidente Sandro Rosell dice que “es la lengua del club” y que la mejor manera de “demostrar” el sentimiento hacia el equipo es hablarlo en las plazas de los pueblos, en los bares de alterne, en los campos de concentración y en los rincones más inhóspitos del planeta, desde Mordor hasta el Metro de Madrid, pasando por la valla de Melilla y por el dormitorio de Raquel Mosquera, por ejemplo.

No, ahora en serio: ni se te ocurra hacer ese cursito.

La expresión “la lengua del club” me suena a imperialismo, a totalitarismo, a carcoma y a nacionalismo decadente. La lengua del Imperio Romano y del putero de Pompeya fue el latín; la del III Reich y del oficial de las SS, el alemán; la del Imperio Azteca y la del joven que huye del sacrificio melgibsoniano, el náhuatl; la del FC Barcelona y del aficionado culé de un pueblo de Cádiz o de Ciudad Real, ¿el catalán? Vamos, no me jodas.

José, compadre mío, sé que a ti -como a la mayoría de los aficionados culés- te la soplan este tipo de declaraciones. Qué quieres, hijo, no te veo celebrando un gol de Messi bailando la sardana y con la barretina enfundada y gritando “independencia” en lugar de “vaya golazo, cómo os escuece a los vikingos” –conste que me jode más el segundo grito que el primero, como bien sabes-.

Hay que ver, aún así, la putada que os están haciendo los dirigentes de vuestro Barça a los aficionados no ya no catalanes, sino no nacionalistas. Rosell quiere que, además de tener el carné del club, tengáis en vuestra casa un póster de Companys y de Carod Rovira, corona de espinas incluida. Rosell os quiere ver en primera fila en la Diada, y si quemáis una bandera nacional –española, digo-, lo mismo hasta os hace socios de honor y tenéis el privilegio de compartir palco con Artur Mas o con algún hijo corrupto e imputado de Jordi Pujol. Y eso es para hacérselo mirar.

El presidente del Espanyol, Joan Collet, dice que “ningún club” dispone de “la exclusiva ni la patente de la catalanidad”. Yo creo que no lo dice por despolitizar el asunto, sino por celos, porque Rosell se le ha adelantado. Recordemos la última asamblea perica y la que se montó, estelada blanquiazul incluida. El Espanyol ya no es tan españolista.

José, amigo, no sucumbas ante tanto gilipollas y sigue jodiéndome en plan futbolístico, cuando Mourinho diga alguna burrada o cuando Cristiano Ronaldo se marque en propia puerta, que yo haré lo mismo cuando Varane os elimine de la Copa del Rey o cuando caigáis ante el Granada, que es un equipo pequeño, pero tiene unos cojones…

rosell-banderas