El periodista parado

El periodista parado

Licenciado, con máster e idiomas, a las puertas de una empresa de trabajo temporal. Piensa en lo que harán cuando entregue su currículum. ¿Le atenderá una persona menos formada que él? ¿Una con trabajo remunerado? ¿Habrá hecho prácticas sin cobrar durante años? ¿Será una máquina que habrá sustituido el trabajo de esa persona?

Entra, se sienta y espera, tal y como le dice uno de esos tipos que no está parado y que busca trabajo para loosers. Son humanos, aunque su trabajo es perfectamente sustituible por el de una máquina.

El baño está abierto, y el grifo gotea. Esto le provoca unas ganas de orinar terribles, ya que los parados beben mucha agua. Agua del tiempo, que es algo que les sobra. Tras la sacudida, mira el rollo acabado de papel higiénico. Su CV servirá para algo menos que esos cilindros de cartón que tanto le gusta estrangular y encestar en alguna papelera. Al menos hizo las copias en blanco y negro, medita, no ha perdido tanto dinero.

-¿Qué trabajo buscas?

– El que sea. Vengo de buscar en lo mío. Estudié periodismo…pero es imposible encontrar algo en este mundo. Infojobs, primerempleo, iberempleos…ah, y esas páginas en las que no quieren que copies tu CV, sino que quieren que te pases una hora rellenando formularios para acabar diciéndote que ya tienen tu CV y que te llamarán en caso de que les interese. Como si supieran que a ti te sobra tiempo. Sé que la cosa no está fácil pero le dejo mi Currículum para que al menos usted también sea consciente de la injusticia que se está cometiendo.

También sé que mi fuerte son los idiomas porque lo de la carrera, eehhm, me da la risa.  Podría probar como teleoperador, quizás, o de recepcionista. O en encuestas callejeras. Como soy periodista se asume que tengo mucha labia y soy simpático y extrovertido. Las ancianitas se pararán encantadas.  También puedo trabajar de peón, aunque suelen exigir experiencia. Puedo mentir, sé mentir, soy periodista. Si no consigo un trabajo no puedo comer, así que prefiero mentir y decir que he trabajado de camarero en 4 sitios con nombres ingleses. Lo inglés es más cool. Si dices que has trabajado en el Bar Pedro, probablemente le dé igual a todo el mundo. Si lo haces en un starbucks, aunque tus funciones se limiten a rellenar cartones con café prefabricado, sonará mejor. Pasa como con los Community Managers. Ponga que yo he sido uno de ellos. Nadie sabrá lo que he hecho, y si me lo preguntan, no vaya usted a creer que no puedo decirle qué hacen. Le ponen el nombre en inglés porque como alguien sepa exactamente lo que es, se les caería la cara de vergüenza. ¿Quién mintió? De nada ha servido la ilusión y el esfuerzo. No existe ningún tipo de justicia universal. La ley del más fuerte impera en las calles. Encontrar trabajo se ha convertido en una lucha por la supervivencia y el sueño (¿americano?) se ha transformado en la pesadilla.

– ¿Desea algo más?

– No, gracias, solo he venido a desahogarme y a tener así una historia para mi blog. A pesar de mi situación, mis ganas de contar historias reales siguen intactas. La vocación es clave si quieres seguir en la secta. Perdone las molestias. Buenas tardes.